¿Qué tengo que tener en cuenta para escoger mi cuenta bancaria?

Cuando llega el momento de cambiar de banco o de escoger un lugar en el que abrir una cuenta bancaria, un mar de dudas nos sobrevuela, ya que son muchas las entidades que existe, muchas las condiciones que ponen y todo se nos hace bola sin saber muy bien cómo actuar. Una de las necesidades financieras más habituales que se nos suelen presentar es elegir qué tipo de cuenta bancaria necesitamos o qué garantías nos da tal banco para cubrir nuestras necesidades. Abrir una cuenta corriente es un paso muy sencillo, solo tienes que solicitar la apertura, tanto en el banco físicamente, como online, en algunas entidades. Pero aunque sea así de sencillo, lo ideal es ver qué tipo de condiciones te pone la entidad o qué tipo de cuentas bancarias existen. Te contamos con más detalle cómo elegir una cuenta nómina y qué tener en cuenta. 

Cómo elegir una cuenta nómina

Antes de abrirla, debes tener en cuenta varias cosas que te contamos.

1. Antes de elegir una cuenta bancaria debes de investigar las diferentes cuentas que se ofrecen en el mercado financiero. Existen cuentas corrientes, cuentas de ahorro, cuenta nómina… suelen ser las opciones más comunes. Una cuenta corriente es la que nos sirve para operar en el día a día. De las cuentas ahorro lo más importante es el rendimiento que se le saca al dinero que se ingresa. Y la cuenta nómina es una cuenta corriente destinada al uso diario que ofrece ventajas como comisiones reducidas, por ejemplo. 

2. En segundo lugar, has de fijarte bien en las comisiones de la cuenta. Entre las comisiones más comunes están las de mantenimiento, el coste de sacar dinero en el cajero de otra entidad, el coste de las transferencias… esto puede llegar a ser un pico sino se elige un banco adecuado.

3. Fíjate bien que la cuenta cubra tus necesidades. Cada persona tiene unas necesidades concretas y esas se cubren con un tipo de cuenta u otra. Piensa bien en el uso que le vas a dar, el rendimiento de tus ahorros, si domiciliarás los recibos o qué condiciones te pone una cuenta u otra. Por ejemplo, las cuentas nómina exigen domiciliar los recibos ahí.

4. Un punto clave es que cuentes con entidades cercanas a tu lugar de residencia. Aunque actualmente todo se hace online, es más sencillo que tengas la entidad cerca para cualquier imprevisto.

Una duda muy recurrente es pensar si tener una cuenta corriente o varias cuentas corrientes para gestionar nuestro dinero. Lo cierto es que no existe una fórmula perfecta para ello. La solución más ideal es optar por lo que mejor se adapte a tu situación financiera concreta. Aunque lo más habitual es tener una cuenta corriente y una cuenta de ahorro en la que ir teniendo ese colchón mes a mes. 

Si tu idea es abrir una cuenta ya, estas son las cosas que debes tener en cuenta para hacerlo posible, lo demás es tan sencillo como comenzar a ahorrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies