La factura de Remica en verano

Remica ha ideado un modelo de gestión de sus servicios en una factura que incluyen todos los gastos, lo que representa una ventaja frentes a sus competidores, que tienden a desglosar los gastos. Pero, ¿cómo factura Remica en verano? Seguro que más de uno se ha hecho esta pregunta. De esto hablaremos en este artículo.

La factura de Remica viene cada cinco semanas en verano. Este sistema se ha adaptado para compensar los gastos elevados del invierno, que en verano suelen ser prácticamente inexistentes.

Los clientes de Remica ya se habían dado cuenta de este detalle que se producía de año en año. Por ello han pedido a la empresa que compense los gastos de invierno con los de verano, y Remica que es fiel al cliente ha atendido a sus peticiones.

Mientras dura el verano, e incluso durante la final de la primavera, se suelen dar unos índices muy bajos de consumo energético. Por ello se ha optado por esta medida como una forma de ajustar el presupuesto. Esto es debido a que hay mucha más luz en la calle, y la eléctrica casi no se consume, lo que se traduce en estos índices bajos de consumo indicados más arriba.

El consumo de agua caliente también es menor en verano debido al calor; la gente prefiere agua fresca cuando no fría. Al consumir menos electricidad  las facturas se reducen y no se deben de mandar con tanta frecuencia como en verano.

Además mucha gente se va de vacaciones, por lo que el gasto energético de muchas viviendas es casi inexistente. Esto también ayuda a reducir la frecuencia de recepción de facturas.


					
									

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.