Economía doméstica

Cuando escuchamos hablar de las grandes cantidades de dinero que mueven las empresas todos los años, muy pocos somos capaces realmente de comprender lo que quieren decir quienes mencionan cantidades tan sumamente grandes o de interpretar en realidad las palabras que se utilizan cuando se habla de temas como Prima de riesgo, Cifras macroeconómicas o asuntos por el estilo.
Pero lo cierto es que el mundo de las economía y finanzas no es muy distinto del que manejamos todos los días, y que se conoce como microeconomía o economía doméstica, pues la realidad es que una casa se controla y dirige como si se tratara de una empresa cualquiera, en la que los precios fluctúan como si se tratara de un mercado de bolsa de las grandes empresas cotizantes, realizando las compras de productos tanto necesarios como no tanto obedeciendo a un sistema mediante el cual se mueve el mercado empresarial: la tan conocida ley de la oferta y la demanda.
Cuando estamos buscando algún artículo que necesitemos o nos apetezca tener, lo primero que hacemos es revisar los diferentes establecimientos que ofertan el artículo en cuestión, analizamos los precios así como otros aspectos que puedan diferenciar unos de otros aunque se trate de los mismos productos. Una vez que hemos decidido cuál es el que vamos a adquirir, en ocasiones trataremos de obtener un descuento para ver si logramos conseguirlo a un precio más económico.
Pues este es el sistema que mueve en realidad las grandes cifras de las empresas, así que en realidad no hay tanta diferencia entre la economía doméstica y las grandes empresas, ¿no es verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies